Descubre cómo la música salva del olvido a los ancianos con demencia (y a los jóvenes, de la indiferencia)

Música y Memoria

Fotogramas del documental “Alive Inside”

Un anciano vegeta en su silla de ruedas, con la cabeza hundida en el pecho, sus manos inertes. Ya no reconoce, no responde, no recuerda. Inesperadamente, en medio de la niebla empieza a oir, primero de forma confusa, cada vez más clara, la música que tanto amó. Y una luz brillante se enciende en medio de la oscuridad, y recuerda quien fue. Y no puede reprimir las lágrimas, de pura alegría, por haberse reencontrado.

No puedo imaginar enfermedad más terrible que el Alzheimer o la demencia senil. Perder poco a poco tus recuerdos, tus capacidades intelectuales, y finalmente tus funciones corporales. Todo lo que nos hace humanos y vamos atesorando durante nuestra vida se va desvaneciendo, salvo la emoción pura, que por lo que dicen sobrevive hasta el final. Lo peor debe ser la consciencia de lo que te está pasando, en las primeras etapas. Terrorífico.

Sin olvidar el trabajo de los investigadores que dedican su vida a buscar una cura definitiva, pongo hoy el foco sobre un movimiento esperanzador. Un proyecto sin ánimo de lucro que ya funciona en cientos de residencias de diversos países, y que nació del trabajo solitario de una persona, y de su encuentro con un hombre de cine.

Dan Cohen era un trabajador social que se afanaba por divulgar en las residencias de ancianos, lo que había comprobado con su propia experiencia a pie de cama: que cuando se ponía a los enfermos de demencia o Alzheimer su música favorita, con unos auriculares, el enfermo parecía revivir, cantando, bailando e interactuando con los que le rodeaban, dejando atrás temporalmente su aislamiento y apatía habituales.

El realizador Michael Rossato-Bennett recibió el encargo de registrar su trabajo. Fue tal el impacto que le produjo lo que vio, que acabó militando al lado de Cohen, y filmó uno de los documentales más estremecedores que se han visto últimamente, premiado en el Festival de Sundance. Su título: “Alive Inside” (vivos dentro), expresa bien lo que revelan sus imágenes: personas aisladas del mundo, sumidas en el olvido y en la apatía, que parecen recuperar la alegría y su identidad, que por lo visto seguía sobreviviendo dentro de ellos.

Conozcamos a Harry, quien llevaba diez años con demencia, sin apenas comunicarse con nadie:

Solo por la emoción merece la pena, pero además entra en otros terrenos candentes al relatar la travesía del desierto que Cohen ha de pasar intentado promover que se generalice esta sencilla terapia en todas las residencias del país, por lo visto mayoritariamente privadas. El activista se topa con un muro de dificultad burocrática, de rigidez de costumbres, y también, por qué no decirlo, probablemente de intereses de las farmacéuticas. ¿A quién le interesa más que los carísimos tratamientos con drogas no sean sustituidos por inofensivos y económicos reproductores mp3?

Entonces el documental1) reflexiona sobre la deriva que está tomando nuestro sistema de cuidado de los ancianos. A pesar de contar con profesionales cualificados y en general compasivos, el sistema sanitario chirría al abusar del tratamiento farmacológico y privar a los enfermos de ciertas condiciones de vida que probablemente retrasarían la evolución de su enfermedad: más contacto humano, más movilidad, más actividad.

Se argumenta que no hay medios suficientes para hacer un trato más personalizado. ¿O se trata más bien de un problema de enfoque? ¿No sería conveniente hacer un estudio serio desde el punto de vista económico sobre si resultaría mas viable un cuidado con mucha menos medicación y mucha más presencia humana, música, aire libre, actividad…?

A veces nos ciega la visión mecanicista e industrial que domina nuestra sociedad. Para que la sociedad siga funcionando, se han de retirar las unidades defectuosas, y como mucho mantenerlas vivas, pero con una dignidad humana menguante.

Pero hay otro enfoque posible. Me remito a un ejemplo brillante que tengo muy cerca de casa. En la provincia de Girona, unos psiquiatras del hospital local llegaron a la conclusión de que tener a los enfermos mentales sin nada que hacer durante todo el día y confinados en los muros de la institución, no solo no les favorecía sino que complicaba sus problemas.

Estos valientes tuvieron la visión de que la mejor forma de hacer terapia era integrar a los enfermos en una vida normal, ¡poniéndoles a trabajar!. Y crearon una empresa cooperativa de alimentación -cuyos yogures son legendarios- cuya plantilla actual supera las doscientas personas.

La Fageda es un entorno donde los antiguos pacientes han recuperado su estatus de ciudadanos y dejado atrás el de internados. Tienen un trabajo donde se sienten útiles y bien remunerados, y una vida bastante independiente, aunque no dejan de tener terapeutas a su atención. Y lo mejor de todo, la empresa se autosustenta con los ingresos de su actividad, sin subvenciones.

Y esto te hace pensar ¿Y si hubiera otro camino para resolver las necesidades de las personas con limitaciones? No tiene que ser necesariamente ponerles a trabajar, cada caso tendrá su fórmula, pero está claro que a veces una visión, un pensamiento lateral, crea soluciones fantásticas.

Y siempre reconforta saber que hay personas capaces de salirse de la caja del pensamiento habitual, y movidos por la compasión dedican su esfuerzo y creatividad a mejorar la vida de los demás.

Cohen y su iniciativa “Música y Memoria”2) ha movilizado a un ejército de jóvenes dispuestos a preparar la “música a medida” de cada anciano y acercarse a entregarla. Esta acción tan concreta les ha proporcionado un objetivo y una excusa que acaba construyendo una relación más estrecha y compasiva.

Hay mucho que hacer, mucho por mejorar. Así que nunca habrá demasiadas personas con esta vocación. ¿eres tú una de ellas?

 

Para saber más...   [ + ]

1. Ver documental completo subtitulado en castellano en http://my.mail.ru/mail/gottsu03/video/_myvideo/307.html
2. Más información sobre la organización en https://musicandmemory.org/ y  http://www.aliveinside.org

There are no comments yet

× You need to log in to enter the discussion
¿Qué quieres cambiar?

[contact-form-7 id=”328″ title=”¿Qué quieres cambiar?”]

CERRAR